top of page

Esencia en el Camino de Santiago

La esencia del ser humano está ahí dentro.


Hace unos años, volvía a hacer unas etapas del camino de Santiago. Esta vez a pie, tras haber hecho las otras con familiares en bici.


Un par de etapas "solo" y otras acompañado de una amiga.


Quien haya hecho alguna vez alguna etapa del camino podrá entenderme, y seguro que tú también, aunque no lo hayas hecho, pero igual en algún otro lugar o situación habrás vivido estoy que te voy a mostrar.


Durante ese tiempo, parece que las personas que pisan esas tierras, esos lugares, se transforman. O más bien, conectan con la esencia de lo que siento que somos los seres humanos.


Se respira paz. Se respira tranquilidad. Se respira humanidad.

La gente saluda, te anima, te apoya, te brinda su ayuda si lo necesitas. Son generosos. Son abiertos. Son divertidos. Se les ve felices aún en etapas y momentos en los que el cuerpo físico está cansado, saturado y agotado.


Parece que allí la vida cobra otro sentido. La vida aflora. El ser humano florece.


Durante esos días, viví como en un mundo diferente, en cuanto a la relación con las personas se refiere. Incluso personas de los diferentes pueblos por los que pasaba transmitían un aire distinto.


¿Qué tiene el camino?

¿Qué nos transmite que hace que saquemos eso de nosotros?


Es algo maravilloso ver y compartir momentos así. Amor en estado puro podría llegar a decir.


Cómo alguien que no te conoce de nada, te brinda su ayuda y terminas generando una bonita relación de amistad.

Cómo parece que todos vamos a una, con un único sentido y objetivo que hace que se ponga al otro junto a nosotros.


Pero amigo...


Todo esto se desvanece al salir de allí y volver a las calles asfaltadas, a las ciudades de bloques y hormigón, a la velocidad de la sociedad en la que andamos metidos.


El ser humano vuelve a adquirir ese otro carácter, esa otra faceta o careta de arrogancia, de antipatía... Aleja su esencia para ahondarla en lo más profundo de sus entrañas. Porque no es en el corazón donde la guarda en esos instantes. Porque eso sale de otro lugar más oscuro y tenebroso.


¿Qué nos pasa?

¿Por qué nos convertimos en eso y dejamos que eso dirija nuestras vidas?


Siento que somos ese tipo de personas que he encontrado en el camino de Santiago. Personas que también he encontrado en otro lugares. Que damos lo mejor de nosotros, a nosotros y a los demás.


Y siento que esa es la esencia que debemos recuperar y crear, cada uno de nosotros, para vivir cada día un poquito mejor. Con nosotros mismos y en comunidad.


Ese granito de arena a aportar de manera individual, al grupo, al equipo.


Porque la esencia de bondad, de humildad, de cariño, de AMOR, de compañerismo, de trabajo en equipo...


Ver sonreír a la gente, saludar y que te devuelvan el saludo. O al revés, ser tú quien lo recibe y ofreces otro desde el corazón.


Para mi eso es la vida. Para mi eso es el ser humano. Para mi eso es humanidad.

Y en mi camino estoy buscando expandirme y abrir cada vez más mi mente y mi corazón.


Vivamos un camino de Santiago

Vivamos con la esencia más amorosa del ser humano.


Feliz vida.

Feliz Ser


Un abrazo.

Andrés López.


Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page