top of page

Competimos hasta en la cola del super!!

¿Qué nos produce la competición que nos lleva a ser competitivos hasta por ponernos delante de otro en la cola del super?


¿Sentimiento de grandeza? ¿De superioridad? ¿De poder?...


Puede que el ser humano lleve marcada esa parte competitiva dentro suya, por esa supervivencia y necesidad de anteponerse a otros para mantenerse con vida. Ese instinto digamos en el que "ganar" a otro significa alimento, cobijo, reproducción... o la vida.


Pero, ¿hasta que punto en días como los de ahora, necesitamos sentirnos superiores a otros y competir para demostrar que somos más?


Veamos. Nos duele horrores perder. No molesta que otro haga las cosas mejor que nosotros. No machaca ver a otros mejorar y ver cómo nosotros no lo hacemos. Nos da igual quién esté a nuestro lado si nosotros estamos por encima de ellos y tenemos esa "ventaja" de posición superior.


Tanto en el deporte como en la vida, parece que todo está montado para competir, y que gane el más fuerte, el más rápido, el más inteligente, el más espabilado... Y los otros, pues que se pongan las pilas o hasta luego!!


¿Dónde nos lleva la competición?


Siento que competir más bien es un juego colaborativo, en el que todos deben ganar.


Pongamos el ejemplo de un partido entre dos equipos.

Tú estás jugando en uno de ellos, y al ponerte frente a frente a otro jugador del equipo contrario, esto te lleva a un juego de colaboración en el que tanto tú cómo ese otro jugador pondréis todo vuestro potencial en juego para complicaros mutuamente las acciones. Ya sea driblar, anotar, lanzar, pasar... Y en esa situación, se producen momentos en los que seréis capaces de solventarlas y otras en las que no, haciendo que tengáis una batería de aprendizaje de todos esos momentos.


Mutuamente estáis contribuyendo a que el otro pueda aprender y mejorar en su juego, en su técnica, en su táctica, en su físico...


Se crea una "batalla" de aprendizaje y evolución.


¿Has visto jugar a los bebés de los leones? Cómo entre ellos crean juegos para adquirir habilidades y capacidades. Pues algo similar, pero donde no hay ganador y perdedor, simplemente, evolución y aprendizaje.



Claro, que en una sociedad donde todo está configurado en torno a quién tiene más, quién es mejor, quién está por encima de otro, quién puede más... igual puede ser complicado tener una visión de "competir" sin marcador, sin ganador, sin perdedor.


Pero eso es lo que siento dentro mi.


Un juego colaborativo, cooperativo donde todos "ganemos"

Porque creo que hay lugar para todos, porque creo que entre todos somos capaces de diseñar y crear espacio para cada uno de nosotros, donde podamos poner en juego eso que somos y con lo que contribuyamos a ayudar a otros.


Cuando actualmente competimos, llegamos incluso a hacer todo aquello que esté en nuestra mano para pasar por encima de otros, dándonos igual quiénes sean esas personas. Porque en nuestra escala de valor, competir, ganar y estar arriba está bien destacada, y por tanto, el valor incluso de una persona es abatido si se requiere para ascender hacia esa cima que nos dibujamos de éxito.


¿Cuántos codazos, patadas, trampas, saltos de reglas... generamos por obtener ventaja?

¿Cómo y qué hacemos tanto en el deporte y en la vida para llegar a ello?


Pero amigo, ¿es esto humanidad? ¿Es esto evolución del ser humano?


Siento que no!! Siento que esto son acciones que hacemos desde un miedo arraigado dentro de nosotros y del cuál no estamos consiguiendo salir. O puede que pasito a pasito, si, porque se van viendo diversos proyectos que tienden a ello.


Yo soy el primero que participo en competiciones, como en baloncesto, en una liga federada. Pero aunque a veces todavía mi ego aflore y refleje algo que cada vez siento menos, mi sentido es aprender, compartir y crecer jugando y "compitiendo"-colaborando con ambos equipos, como con los árbitros o personas que favorecen ese juego.


Si te dijese algo más. Concibo la "competición" deportiva sin marcador. Concibo el juego sin que tenga que haber un ganador y un perdedor. Porque de alguna manera, todos jugamos y todos ganamos. Darle una mayor importancia a lo que como grupo somos. Grupo. Unión. Sin distinción de colores. Sin distinción de camisetas.


Y con todo el avance que tenemos y de lo que somos capaces, todavía tenemos el "valor" de machacarnos unos a otros, abandonarnos, "eliminarnos" del camino si es necesario, a costa de lo que sea.


Haré un matiz. La "competición" no digo que sea totalmente dañina o mala. Cogiéndola con el concepto de colaboración, es enriquecedora, fortalecedora, base de aprendizaje y un gran medio de evolución nuestra. Un motor que nos mueve con la energía de crecer y ser mejores, alcanzar niveles superiores de nosotros mismos. Pero para cambiar, nuestra mentalidad también debe dar un vuelco.


¿Puedo decir que yo no hago nada de esto? Por supuesto que no. ¿Llegaré a no hacerlo? Igual conseguirlo al 100% es poner un listón alto, pero ese es el destino. Que cada día amplíe mi conciencia y sea capaz de dar pasitos que me ayuden a colaborar más, ayudar más, contribuir más de una manera incondicional para que todos de alguna manera, sumemos.



¿Cómo sientes y vives la competición?

¿Qué significa para ti competir?



Gracias por leerme.

Déjame tu comentario.


Un saludo y feliz día.

Andrés López.


Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page