top of page

Jugar o morir en Vida

Actualizado: 26 abr 2023

Recuerdo cuando era niño, y me centraba en descubrir, en aprender, en experimentar y buscar cosas nuevas. Emocionarme por cada momento. Compartir con amigos y familiares, compañeros de juegos.

Recuerdo esa inocencia y esa pasión e ilusión por casi todo. Porque la vida se ve con otros ojos. Se ve con los ojos de jugar, experimentar, descubrir. Con la felicidad de la niñez y la infancia.


¿Qué hacemos después para perder todo eso? ¿El simple hecho de hacernos "adultos" nos debe llevar a olvidar y a sentir cada vez menos esa sensación? O, ¿qué hemos y estamos creando en esta sociedad para que eso pase así?


Porque por algunos momentos vuelvo a sentir esa conexión con mi niño. Veo y observo lugares y personas, grupos que experimentan esa ilusión y pasión por la vida como cuando eran pequeños, y cuando compartes con ellos, te das cuentas de que es posible seguir siendo "adultos" pero con la esencia de ese niño.


Por supuesto, responsabilidades, "preocupaciones" que se van "adquiriendo" con el crecimiento, pero también, la propia sociedad creada que nos lleva y nos mete en una situación que nos aleja de poder seguir desarrollando ese juego pleno, feliz que siento, podemos llegar a vivir como individuos, y como grupo. También, como nosotros mismos nos alejamos de nosotros mismos. Desconectamos de nuestro ser, de nuestra esencia, de nuestros objetivos y pasiones y como permitimos que el entorno nos condicione y nos guie hacia esos caminos que cogemos, sin sentirlos.


En algunos momentos parar y reflexionar. Buscar y emprender acciones que estén en nosotros y que podamos llevar a cabo para recuperar esa bonita esencia del jugar, de ese niño que éramos y que podemos seguir siendo, aún en etapas adulta.


Por esto, soy de los que piensa que esta Vida esta para vivirla jugando. Jugando como los niños juegan en esas edades, inocentemente, con el corazón feliz y lleno de ganas por descubrir, experimentar y aprender. Vivirla jugando, haciendo entre todos que sea un juego participativo, colaborativo y cooperativo, donde aflore el Amor, la Ilusión y la Pasión.

Igual son muchas las acciones que se deben llevar a cabo, muchas las cosas que deberían y deben cambiar para poder conseguir algo así. Igual, muchos los sistemas y estructuras, mentalidades, frenos y bloqueos que deben transcenderse para ello. Pero todo comienza con pequeños cambios, con pequeñas acciones. Y al menos, buscar en uno mismo aquello que pueda hacer, ponerse en marcha y rodearse de personas que también le acompañen es algo que ya te posiciona en un lugar diferente y te puede permitir, con diversas herramientas, ejercicios, cambios, ajustes... volver a conectar con ese niño, con esas emociones, con esa felicidad.


La Vida nos vive, y la vida desea que juguemos como niños felices, donde mantengamos siempre esa bonita y maravillosa esencia.


Ser adultos es una cosa. Jugar, otra distinta.


En nuestras manos está conseguir que este mundo sea un lugar de Juego, un sitio donde mostrar nuestra esencia a plena luz.


Juega. Juega como ese niño que sigues siendo, y que algún día olvidamos y dejamos a un lado.


Solo si cada uno de nosotros entiende dentro de nuestros Corazones, que seguir Jugando es posible, que hacer de cada uno de nuestros mundos, un lugar mejor, más coherente, con más Amor Verdadero y desde ahí, expresarlo a los demás, tendremos en nosotros, el poder de llevarlo a cabo.



Poder, que está latente.

Poder, que todos tenemos dentro.

Poder, que nos asusta, pero... un poder con el que cambiar el mundo.

El poder de Amar.


JUEGA. Baila con la Vida.


Te leo.


Un saludo.

Andrés López.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page