top of page

Un paquete de galletas y un café contra la ansiedad

Si, como lo has leído. Un buen paquete de galletas con pepitas de chocolates y un café para saciar la ansiedad.


Me confieso. Hace un par de días ese fue mi gran plan para acallar la ansiedad que me salió y para calmar la presión y la voz de mi cabeza que no cesaba.


¿Pero qué hiciste Andrés? ¿Eso fue lo mejor que podías haber hecho para solventar esa situación?


Puede que si. O puede que no. ¿Qué está mal y qué está bien?


Si. Hacer algo así puede que no sea lo más adecuado para nuestro cuerpo y nuestro organismo. Y si algún nutricionista me está leyendo podría argumentar y aportar sobre eso. Y yo mismo sé que ese no es un plan muy adecuado para tratar esos momentos.

Pero también te diré. Es una vez puntual. Para mi, una manera alternativa y puntual de darle calma a todo ese meollo que se forma dentro de mi de vez en cuanto. No es algo que haga de continuo. No es algo que tome como primera, segunda o tercera opción cuando afloran esas emociones.


Ese estrés y ansiedad, al verlas, suelo ponerles tranquilidad y serenidad con la respiración, la meditación, un paseo por la naturaleza, ejercicio físico, música, baile, lectura, escritura, una conversación profunda con un amigo... o si, en algunas ocasiones con un paquete de galletas, un buen bizcocho o algo así.


Y es que a veces también nuestra auto exigencia y perfeccionismo se pueden sumar a ese estrés y ansiedad y ser, para mi, incluso peores.


La cuestión que veo aquí, es no hacer de la excepción algo habitual. No hacer de esa excepción la primera herramienta, solución o propuesta que utilizamos para solventar emociones o situaciones similares. Incluso, que no esté entre las primeras posiciones de tu lista. Pero, ¿por qué no podemos usar algo así puntualmente?


Si te soy sincero, ese día mi ser se quedó en calma. Bueno, mi ser, o mi ego, o los dos, no sabría decirte. Pero me quedé en calma, sereno y con una sensación seguida de concentración, energía, foco en mi tarea y actividad, siendo una tarde top de realización, creación y desarrollo de vida. ¿Debo atacarme por ello? ¿Debo machacarme y juzgarme?


Pues voy aprendiendo que hacer algo de estas últimas preguntas es solo meter más leña en el fuego que lucha contra mi. Es aprender a gestionar mis momentos y a utilizar herramientas cada vez más adecuadas para seguir hacia delante. Y que si en un momento puntual hago algo así, pues ¡Hazlo! Y disfrútalo. Moja cada galleta en el café y disfruta de ese bocado.


¿Cómo gestionas esos momentos y qué herramientas tienes para ponerles calma?


Te leo.

Muchas gracias.


Un saludo y feliz día.

Andrés López.


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page