top of page

Momentos de contracción

Actualizado: 26 abr 2023

Momentos de contracción y expansión.


A lo largo de mi viaje siento como voy pasando por momentos de contracción y de expansión.


Expansión cuando estoy más activo, creando, desarrollando, haciendo. En ese estado de abrir y avanzar. Cuando me siento inquieto en el sentido más creativo y dinámico.


Contracción. Cuando llega a mi una fase de pausa, de tener que coger aire, respirar profundo, analizar, observar más detalladamente y cuestionarme. Mirar a mi interior para ver que se está moviendo, dónde estoy, en que momento me encuentro.


Algo que observo desde mi corazón, con su contracción y su expansión. En las estaciones del año, en como un árbol se contrae en invierno y se expande en primavera y verano. En como la vida va y viene.


Y siento que aprender y conocerse es fundamental para poder afrontar cada momento en tu mejor y más elevada presencia.


Porque expandirte está genial, pero contraerte para coger fuerza, entrar en ti para ser más tú y desde ahí, volver a renacer con energía renovada, limpia y más pura me hace, por así decirlo, subir un nivel respecto a mi antiguo yo.


¿Te permites contraerte? ¿Aprovechas esos momentos para ser y sentir?


Yo salgo de una situación de contracción. De contracción profunda y calmada, en la que mi cuerpo ha enfermado durante unos días. En los que han brotado emociones y sentimientos bastante arraigados en mi interior y en mi corazón. Donde se ha movido mi ser para volver a mostrarme cosas que tengo que limpiar y trabajar para seguir creciendo.

Y en esos momentos, busco permitirme sentir y escuchar. Parar todo aquello que sea necesario y pueda llevar a cabo. Dedicarme a mis básicos, a aquello que me permita conectar y dejarme ese espacio y tiempo para brotar nuevamente con una mayor y mejor energía.


Buscar esa gestión en base a mi manera de sentir, a mis circunstancias, a mi momento de vida, a mi situación actual. Y respetar y vivir ese momento de una manera plena e intensa, por supuesto.


Resistirte e intentar evitar ese baile es como no querer aceptar y entender una parte más de ti. Oponerte a una parte de la vida. Forzarte a ocultar algo que es necesario también vivir y experimentar. Alejarte de aprender todo eso que te trae y está para ti.


Si hago esto, siento que solo me lleva a un estado de negatividad, frustración y sufrimiento, porque es no querer estar ahí, y a la vez pedir que eso se alargue y alargue por no aceptar y darle su comprensión


Porque la plenitud no solo la concibo en lo bueno, en lo positivo. Sino que la sombra, la obscuridad, lo negativo también es parte del todo y de nosotros. Y ser pleno es ser pleno en una y en otra. Ser pleno en lo positivo, pero también serlo en lo negativo, aprendiendo de ello, sintiéndolo y saliendo más reforzado y fortalecido para futuras situaciones.


Te leo.


Feliz día.


Un saludo.

Andrés López.



Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page