top of page

Mi niño interior.

¿Cómo mantenemos a ese niño interior que llevamos dentro?

¿Lo cuidamos? ¿Le seguimos prestando atención? ¿Hasta que punto lo olvidamos?


Para mi, ese niño interior significa ese espíritu puro e inocente, transparente y luminoso.

Una versión mía amorosa que vivió y sigue viviendo en mi, pero que con el paso de los años, con la creencias y aprendizajes que he ido adquiriendo, las enseñanzas y diversos aspectos que integré, hicieron que poco a poco se fuese apagando ese niño, esa esencia.


Niño que igual, también sufrió en esos años primeros. Y sufrir dicho de una manera muy abierta. Porque puedes sufrir abandono, rechazo, acoso, injusticias, dolor... y otras tantas. Y aquí, también de muchas maneras. Lo que quiero mostrar es ver ese sufrimiento en ti y que te marcó, y hasta día de hoy, sigue ahí dentro, en algún lado.

Heridas que se han marcado en mi corazón y que están presente en mi día a día, de manera consciente e inconsciente y que hacen que no sea plenamente yo mismo.

Heridas diversas y variadas que marchitan esa sonrisa y felicidad del amor más puro y verdadero.


Por esto, volver a conectar con ese niño interior que siento dentro, aflorar ese espíritu que me permita acercarme a esa versión más bonita de mi y a la vez, la que me permite ser y realizarme tal como soy.


Mantenerlo vivo es lo que siento que me hace sentir la vida con más intensidad, ya que al desconectar de él, la vida se vuelve más sombría, más apagada y automática. Porque ese niño desea jugar, desea descubrir, desea saltar, bailar, correr.


Asombrarse con la salida del sol, al ver una mariposa danzar entre flores, al tirarse por un tobogán o mecerse en un columpio. Vivir la vida sin tiempo, disfrutando de ese preciso instante. Sin más. Con todo el ser. Expresarse libre de condiciones, o al menos, libre en la mayor parte.


Desde que comencé a buscarlo y a volver a conectar con él, algo cambio en mi. O mejor dicho, algo, resurgió.


Y a veces es un trabajo que se vuelve a olvidar, una línea que dejo porque todo mi bagaje emocional y de años se impone a ello y me voy de nuevo apagado, triste o no viviendo la vida de manera plena y presente.

Así que, este que te cuento es algo que a la vez, me lo cuento a mi mismo. Como ese recordatorio de que conectar con mi niño interior debe ser algo diario. Una nota mental para acordarme de ser feliz, vivir la vida, afrontar los obstáculos, ser curiosos, ser juguetón, sonreír más, buscar la conexión con el presente y ante todo, vivir la vida amando.


¿Cómo es tu niño interior? ¿Qué has perdido de él y piensas que eso ya no puedes recuperarlo?


Te invito a visitar www.humanizandocorazones.com y a que me escribas y podamos charlar y compartir sobre este y otros muchos temas.


Te leo.


Feliz día.

Un saludo.

Andrés López.




Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page