top of page

Hombre y emociones. Tabú!! Tabú!! Tabú!!

¿Por qué es un cóctel de pura dinamita el combinar hombre y emociones?


Seguro que has escuchado en algún momento frases como la de "niño, no llores", "levántate, que eso no es nada", "los hombres no lloran"...


E igual otras como "los hombres somos fuertes", "los débiles son unos....", "el hombre lleva los pantalones en la casa"...


Y puede que en tu imaginación, se conciban de manera consciente o inconsciente, ciertas imágenes que se asocian a una creencia y a una manera determinada de cómo la sociedad nos ha dicho que tiene que ser el hombre. Aquí, tu imaginación al poder. Piensa para ti qué aspecto debe tener ese modelo de hombre masculino. Reflexiona sobre las etiquetas, las frases, aquello que le asignas y sobre aquello que dejas a un lado.


Y, ¿qué pasa si un hombre muestra sus emociones y las pone a flor de piel? ¿Cómo es visto por la sociedad? ¿Acaso no tenemos también una serie de emociones que nos están tratando de decir algo? ¿Por qué las bloqueamos y enterramos?


Cada persona tiene emociones, las cuales hemos denominado buenas o malas según nuestros intereses. Llamamos buena a la alegría y mala a la tristeza, porque nos parece que sentirnos tristes es algo malo y debemos evitar, ocultar y rechazar.


Pero en sí, son emociones, sin connotación buena o mala. Porque la tristeza igual nos está mostrando el amor que sentimos por alguien, o que lo que estamos haciendo no es lo que más nos llena como personas. Pero enterrarlas, solo nos aleja y nos producirá más daño a a larga.


Somos seres que sienten. Somos seres que tenemos emociones y algún significado y finalidad deben tener.


Nos ayudan a dar comprensión de situaciones, sobre acciones que llevamos a cabo, a darnos cuenta de algo que nos afecta y su por qué, para que podamos actuar en consecuencia y ponernos en acción, o sencillamente, para hacernos conscientes de lo importante en la vida.


Entonces hombres, ¿qué hay de malo en mostrar nuestras emociones? ¿Qué te han contado y has aceptado abiertamente para no poder llorar, sentirte amargado, apenado o cualquier otra que no estás dejando aflorar? ¿Piensas que todo esto no tiene importancia?

Si eres hombre y estás leyendo esto, has llegado hasta aquí, te felicito. Igual unos tantos habrán dejado de leer al poco de comenzar e igual puede que otros muchos, ni entren en algo así. Pero te felicito, porque la valentía no solo está en demostrar cosas hacia fuera, en exponerte en una situación de riesgo. La valentía también está en ver en tu interior. En sumergirte en tus emociones y en ser capaz de abrir tu corazón para aprender y descubrir algo que te está llamando. Ser vulnerable, ser sensible, no son muestras de debilidad. Son muestras de fortaleza personal y poder.


Así que te invito a hacer también esta reflexión propia.


¿Las estás limitando porque mostrarlas lo consideras debilidad?

¿Las entierras por el qué pensaran los demás si me ven así?

¿Nunca te has cuestionada ni por un pequeño momento, qué significan las emociones, qué nos quieren transmitir y por qué no nos adentramos en ellas?

¿Qué acciones estás llevando a cabo para darles sentido?


Igual una respuesta puede ser, que ese tipo de emociones nos hacen daño. Sentir tristeza es doloroso. Sentir pena es malo... y unido a esa masculinidad fuerte, viril, poderosa... cómo un hombre podría mostrar algo así. Eso es de........


Pero está en tu mano decidir qué camino quieres tomar. Está en ti hacer un cambio que te liberará, descargará ese peso emocional que llevas dentro y te hará sentir mejor.


Asumir la responsabilidad que nos corresponde y abrazar cada parte de nosotros y no solo aquello que "nos gusta", aquello que nos han contado y nos han dicho, o lo que se supone debemos hacer porque esto es así de siempre, las cosas son así, o los hombres esto y lo otro.


Te cuento algo más.

Yo lo comencé a hacer algo un buen tiempo. Y simplemente por la liberación, la carga que me quito de encima y la libertad de ser yo mismo mostrándome tal y como soy y me siento, es algo liberador y empoderante.


Me permite escuchar y sentir que me trae cada emoción. Darle su espacio y sentir su mensaje y así, poder tomar acciones y decisiones más acordes a todo ello.


¿Estás dispuesto a ser "diferente" dentro de esta sociedad?

¿Dispuesto a "enfrentar" esos fantasmas y miedos que aparecen con estos temas?


Si es que sí, enhorabuena!!


Y si quieres compartir o incluso, que nos pongamos a trabajar sobre ello, con un hilo conductor del deporte, llevando todo esto a la práctica y a cada parte de tu vida, solo debes escribirme y nos pondremos en acción.


Tú eres lo más importante!!


Feliz día.

Un abrazo.

Andrés López.


Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page