top of page

En las raíces hay mucha miga

He vuelto a mis raíces, a mi pueblo, a la tierra primera que me vio nacer y crecer. Vuelvo tras unos años en los que solo pasaba por aquí unos días de vacaciones, visitas más relámpago y momentos puntuales. Pero ahora, esta estancia está siendo más prolongada, lo que hace que se produzcan más situaciones y momentos con conexión a personas, entorno, creencias, patrones, hábitos... que siguen viviendo en ese lugar.

Vuelto tras unos años viviendo en otra ciudad. Más alejado de estas raíces y con lo que siento, han sido experiencias y etapas que me han hecho crecer y evolucionar en diversos aspectos de mi vida.


Sigo siendo yo. Pero ahora con puntos de mi más liberados y abiertos. Más yo por así decirlo. Y estar aquí, en mis raíces me está haciendo observar y reflexionar en profundidad.


¿Por qué?


Porque entre otras cosas, vuelves a conectar con versiones tuyas que se desarrollaron y crecieron en este ambiente, en este entorno, y de alguna manera, saltan en tu cabeza esos hábitos y creencias, las cuáles pensabas que ya habían pasado, habías dejado atrás, pero te das cuenta que eso está grabado en tu interior, en tus recuerdos, y que si te descuidas, saltan sobre ti, por lo que ahora debes gestionar, lidiar y afrontar desde la versión que hoy eres y desde la conciencia que tomas en este momento.


Debes estar alerta. Debes estar atento.



Observarte igual con más detenimiento, porque acecha ese ego tras cada situación que se te va presentando.


Una prueba tras otra. Un momento tras otro, que tratan de mostrarte si realmente aprendiste, avanzaste y dejaste atrás eso que ahora en tu vida ya no suma tanto como antes.


Se produce un contraste que viene a mostrar un aprendizaje que debes consolidar e interiorizar, para saber que sigues por un camino que avanza hacia ese lugar, hacia ese sitio en dónde tu desear estar.

Momentos en los que cedes.

Momentos en los que "retrocedes".

Situaciones que te agitan y alteran.

Comentarios.

Frases.

Egos vs egos.



Respira. Agradece y pon foco.



Fíjate en lo que cambiaste.

Fíjate lo que superaste.

Agradece lo que has generado.

Observa aquello que has transformado.

Y valora el lugar desde donde lo haces ahora.


Hay mucho que sacar de ahí.


¿Te ha pasado a ti alguna vez esto? Volver a tus raíces y salir algo de ti que pensabas había cambiado?

Te leo.

Feliz día.

Un abrazo.

Andrés López.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page